Entrevista a Daniel Yofra
Secretario General de la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina

 

¿Cómo ven desde la Federación de trabajadores aceiteros la intervención del estado nacional en la firma Vicentín SAIC? ¿Cuáles son los motivos centrales que fundamentan la medida?

La razón fundamental por la que nosotros vemos muy bien la intervención de Vicentín por parte del Gobierno, ya sea nacional o provincial, es para garantizar los puestos de trabajo y el cobro de los salarios. En ese sentido, nos parece bien la acción del Gobierno no solamente con Vicentín, sino como política estratégica de que no cierren las empresas y que se incrementen aún más los desocupados en nuestro país. Además me parece importante para garantizar el abastecimiento de aceite comestible, los precios y obviamente que la entrada de divisas para un gobierno en esta situación.

 

¿Cómo es posible que una firma como Vicentín, ubicada en uno de los sectores más rentables de la economía nacional, entre en cesación de pagos y se presente a convocatoria de acreedores?

Creo que a Vicentín le ha salido mal la jugada, una jugada financiera en la que la mayoría de los empresarios en los 4 años de Macri fueron beneficiados con la bicicleta financiera. Ha invertido más en la timba financiera, en depositar la plata en los bancos, en sacarla y todas las posibilidades que les dio el macrismo, en lugar de invertir en nuestro país; y bueno, les salió mal la jugada. Deben haber pensado que el macrismo iba a seguir, e iban a seguir teniendo posibilidades y que la plata no la iban a tener que devolver total iban a estatizar la deuda, como están acostumbrados los empresarios de nuestro país, a que el gobierno estatice la deuda privada. Me parece que por ahí pasa el problema de Vicentín, no creo que haya sido el único gobierno que le haya dado un préstamo así con muchas facilidades.

 

¿Qué opinan los trabajadores aceiteros de la expropiación de la firma Vicentín?, ¿Están participando en la elaboración de alguno de los proyectos que se enviarán al Congreso?

Los trabajadores lo ven con mucho optimismo porque en las últimas reuniones antes del anuncio oficial de que iban a intervenir Vicentín, no había ninguna garantía por parte de la empresa sobre la continuidad laboral. Eso es lo que manifestaban en las distintas audiencias que habían tenido, porque tanto el bono de fin de año del año pasado que se había logrado desde la Federación, como el aumento del 30 de abril que se había logrado con la Cámara de la Industria Aceitera, no lo habían abonado. Entonces en las distintas reuniones que se tuvieron se quería saber cuál iba a ser el futuro, pero no lo garantizaban los representantes que iban en ese momento. Así que me parece que la propuesta de intervención del Estado es vista con optimismo por los trabajadores para asegurar su continuidad laboral y el cobro de los salarios Y respecto a la segunda pregunta, no estamos participando, nuestra participación se da solamente a través de los medios, de las declaraciones, pero efectivamente no nos han dado participación en la iniciativa de intervención.

 

¿Qué rol juega el Estado insertándose en el sector agroexportador?, ¿Cómo se reconfiguraría el sector a partir de esta situación?

La participación del Estado en una de estas empresas en un sector que mueve el 30% del total de las exportaciones del país, me parece que es sumamente importante en el sentido de que es un negocio donde se evade y se fugan divisas. Me parece que el rol del Estado en ese sentido es como patear un hormiguero, es como entrar en el negocio del narcotráfico. No va a ser nada fácil, por eso hay mucha oposición de los distintos sectores de poder. Creo que si tenemos un Estado que sea operante, que tenga aptitud y que sea honesto me parece que puede ser fundamental para la economía de nuestro país.

 

A partir del lugar clave que ocupan los trabajadores aceiteros en el sector ¿cuál es su opinión sobre el modelo de gestión que debería asumir la firma Vicentín en la próxima etapa?

De concretarse la intervención y control estatal de la empresa sería importante que hubiera una buena gestión. Necesitamos como país una gestión óptima del gobierno para devolverle la credibilidad a los habitantes de nuestro país. Creemos que nuestro rol es controlar y vigilar que los que participen de ese supuesto directorio para seguir el destino de la empresa Vicentín tienen que tomar acciones acordes a las necesidades de una empresa de esas características. Si esto es solamente para empoderar a ciertos sectores políticos me parece que va a ser un error más de la política argentina.  En ese sentido, nosotros podemos colaborar vigilando que eso no ocurra y denunciando si pasa. Y tendrá que estar la gente capacitada para los distintos sectores porque estamos hablando de una empresa que exporta el 12% de la producción nacional. Estamos hablando de los agronegocios y de una empresa que tiene frigoríficos, tiene viñedos, tiene una algodonera que está en Avellaneda. En todos los rubros tiene alta rentabilidad y muy buena venta. En ese sentido, tenemos que garantizarle al pueblo que eso va a funcionar, es muy importante! Hacía mucho tiempo que un gobierno no se hacía cargo de una empresa de esa magnitud. Ojo, es una empresa que está concursada, no estamos hablando de una empresa que andaba bien, ellos decretaron el stress financiero y después pretenden funcionar como si nada, peligrando una quiebra futura y que muchos trabajadores se queden en la calle.

 

¿Qué rol creen que podría tener el Estado o esa nueva empresa en lo que denominamos “soberanía alimentaria”?, ¿Cuál es o debería sería el papel de los trabajadores en ese tema en particular?

Me parece que la soberanía alimentaria es un título muy grande para lo que se pretende con esta empresa. Me parece que sí se puede garantizar el abastecimiento del aceite como uno de los productos más importantes de la canasta básica y servir a controlar su precio. Creo que, en ese sentido, puede llegar a ser importante para el país el control de la empresa por parte del Estado. Y después, respecto a la soberanía alimentaria, creo que el rol más importante va a ser vigilar al resto de las empresas de los agronegocios, que no fuguen, que no triangulen, me parece que ahí está la clave. Y lo demás es redistribución de la riqueza. Estas empresas son muy ricas y están trabajando en un país con muchos pobres, entonces no hay una crisis financiera, hay una crisis social. Hay muy pocos con muchísima plata y hay muchos que son pobres, esa es la realidad.

Download as PDF